Carne era de cabro... no de perro - HonduNews

Carne era de cabro… no de perro

Nacionales .

Un laboratorio de Estados Unidos, determinó que la carne decomisada el 27 de abril de 2017 a un restaurante de comida oriental ubicado en la capital de Honduras, pertenece a la especie de cabro y no a la de caninos, refrendando así el dictamen emitido en mayo de ese mismo año por la Dirección de Medicina Forense adscrita al Ministerio Público (MP), quienes concluyen la investigación científica en tiempo y forma.
Las autoridades del Ministerio Público (MP), por medio de la Fiscalía Especial del Consumidor y Tercera Edad, ordenó un contra peritaje al dictamen de la Dirección General de Medicina Forense, con el fin de corroborar los resultados obtenidos hace más de un año.

La directora del Centro de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Honduras, posteó en su cuenta de twitter que el “contra peritaje para Medicina Forense realizado en Estados Unidos por caso de indicios decomisados en restaurante chino reconfirma lo demostrado en nuestros dictámenes emitidos en mayo 2017 en ningún espécimen había especie canino agradecemos colaboración de @USAmbHonduras (embajada norteamericana en Honduras)”.
La noticia del decomiso de carne de perro en el restaurante y hotel “Tao Yuan”, ubicado en la colonia Torocagua, fue viral por tratarse de una de las comidas más accesibles y disfrutadas por la población hondureña y ante las denuncias hechas por el propietario Simón Yip, quien en todo momento negó que la carne que le decomisaron ese viernes de 207 era de perro, sino de cabro y era para consumo personal porque le compraba el producto a un hondureño quien también negó que le haya vendido carne de perro.

Incluso Yip mencionó por varios medios de comunicación y redes sociales que él también solía consumir carne de ovejo, en varios videos se puede observar las declaraciones del afectado, las acciones de la comunidad china en Honduras en la búsqueda del esclarecimiento del caso, sus denuncias ante la falta de atención por parte de los fiscales y peticiones reiteradas; además de denuncias en el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (Conadeh) por falta de acceso a la justicia ya que querían saber solo la verdad, no apañar lo incorrecto, aclaraban.

La noticia pudo no haberse conocido nunca, pero trascendió luego de la publicación del caso en “Twitter” y “Facebook” por parte del MP, informando también en comunicados remitidos a medios de comunicación, con texto y fotografías sobre los hallazgos de la Operación Tormenta de Fuego IV que se ejecutó el los 18 departamentos del país en busca de armas, droga, dinero ilícito, combatir la criminalidad y ejecutar acciones por denuncias recibidas, en este caso en la Fiscalía del Consumidor y la Tercera Edad, donde se denunció que se vendía carne de perro y la insalubridad de la comida china en varios restaurantes

Por ello, los fiscales y personal de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC) decomisaron varias piezas del producto y tomaron las fotografías que fueron difundidas por ellos mismos.
SECRETIVIDAD VERSUS RESULTADOS DE EQUIPO CIENTIFICO

Pasaron los días, meses y más de un año, a pesar de que el resultado de los laboratorios de Serología, Genética y Biología Forense en donde se revisaron a detalle cinco piezas del producto que se compararon con otras muestras para verificar apariencia, textura, tamaños de huesos entre otros; así como consultas realizadas a expertos veterinarios, biólogos internos y externos, el resultado se convirtió en un caso decretado en “secretividad”.

Publicidad

Las evidencias constaban de una enorme pierna en donde se apreciaba una pata, un muslo, una costilla, entre otros trozos grandes de carne y huesos, tras ser descongelados se procedieron a revisar las características del animal, para iniciar el proceso de sometimiento a las pruebas biológicas, según constataron los profesionales del Centro de Medicina Legal y Ciencias Forenses en el dictamen en poder del MP.
En el dictamen se detalla paso a paso la forma cómo en los laboratorios forenses no solo se trabaja con evidencias de humanos; sino que se aplica la ciencia y logística criminalística hasta en casos en los que existen evidencias de animales que se exigen análisis para esclarecer casos en donde se involucra a humanos, sean estas personas vivas o muertas.
En esa línea de entendimiento, se relata en el dictamen que “la Dirección de Medicina Forense convocó a un equipo multidisciplinario dentro de los laboratorios criminalísticos y de ciencias forenses, en el que se incluyó a personas con capacidades y experticia en este campo”, y dejando por sentado que el proceso, estudio de resultados y presentación de dictamen “se llevó a cabo con un alto grado de confidencialidad”, según el informe en poder del MP y que LA TRIBUNA reveló en exclusiva parte de su contenido el 26 de febrero de 2018.
Con todo esto ya conocido, autoridades en el MP ordenaron que las piezas fueran llevadas ahora a laboratorios de los Estados Unidos de América, para un contra peritaje a la Dirección de Medicina Forense, dando como resultado el ya conocido, la carne no es de perro, es de cabro y además se encontraron piezas de ovejo, refrendando así el trabajo hecho por los expertos profesionales de las diferentes disciplinas en Medicina Forense.
Para este trabajo se creó un equipo multidisciplinario compuesto por expertos en Biología Forense, Microbiología en grado de especialización en Serología y Genética, Especialista en Radiología Forense, médicos forenses, Especialista en Anatopatología y médicos veterinarios como interconsultantes, quienes aportaron los elementos científicos en búsqueda de la verdad a efecto que no existió la mínima duda de lo que se plasmó en el dictamen concluyente de la Dirección de Medicina Forense.