Cabecillas de la MS-13 purgarían 300 años de cárcel - HonduNews

Cabecillas de la MS-13 purgarían 300 años de cárcel

Nacionales .
Publicidad

Los considerados por el Ministerio Público, como cabecillas de la Mara Salvatrucha (MS-13), Jairo Anwar Orellana Recinos alias “Kawas”, acusado de 10 delitos de asesinato así como Alexander Mendoza alias “Porky” señalado por 9 delitos de asesinato purgarían penas ejemplares de más de 300 años de prisión.

Según lo que detalla el Código Penal en su artículo 117 por el delito de asesinato la pena va de 20 a 30 años de cárcel por lo que el Ministerio Público a través de la Fiscalía Especial de Delitos Contra la Vida (FEDCV), si logra demostrar la culpabilidad de ambos líderes de la estructura criminal estarían solicitando la pena máxima por cada uno de los delitos de asesinato cometidos.

Mientras que por Ronald Alexander Gavarrete Canán, alias “Tumbao”, los fiscales lo señalan por tres delitos de asesinato por lo que sumados los tres llegaría a pagar de pena en la cárcel por este ilícito unos 60 años de cárcel.

Los tres antes mencionados, son acusados de darle muerte a José Luis Castro, Kennyel, Ronny Rodas Martínez, Saddy Joel Argueta Coello, German Omar García Maradiaga, José Yovany Cruz Fonseca, Jonathan Cruz Osorto, Patrick Javier Cruz Rivera, Franklin Isaac Ordoñez Bautista, Juan Francisco Castro, Nelson Adalid Hernández Ponce, José Javier Ramos Rodríguez y José Durán Avilés Alvarado.

OTRO “TORÓN”
Otro de los encausados Alexis Amílcar Cárdenas Vindel (56), alias “El Capataz”, considerado también como cabecilla de la estructura criminal MS-13, es acusado por el delito de asociación ilícita.
En este caso, de acuerdo a lo que se menciona en el código penal en su artículo 332 la asociación ilícita se sancionará con una pena de (20) a (30) años de reclusión y una multa de cien mil lempiras (Lps.100, 000.00) a trescientos mil (L300,000) a los jefes y cabecillas de maras, pandillas y demás grupos que se asocian con el propósito permanente de ejecutar cualquier acto constitutivo de delito.
Son jefes o cabecillas aquellos que se destaquen o identifiquen como tal y cuyas decisiones influyan en el ánimo y acciones del grupo.
Por consiguiente, si el ente fiscal logra demostrar que Cárdenas Vindel tiene un grado de cabecilla tal como se presentó en el requerimiento fiscal al interior de la estructura criminal la pena que podrían aplicarle sería de 20 a 30 años de cárcel.

Además de ello, a los tres imputados se les acusa también por el delito de asociación ilícita.
Junto a Orellana Recinos, Mendoza y Gavarrete fueron trasladados también René Gerardo Archaga Padilla, Jorge Alberto Vásquez Paz alias “Chacarrón”, Dennis Adalid Paguada Puerto, Cesar Josué Molina Lara, Josué Nahún Montufar Enríquez
En cuanto al exalcalde de Talanga Jorge Neptaly Romero Mejía, alias “Nepta”, acusado por el delito de asociación ilícita, de acuerdo a lo que detalla el esquema de la estructura criminal es calificado como un supuesto miembro.
Según lo que detalla el Código Penal en su artículo 332 en el segundo párrafo “con la misma pena de reclusión establecida en el primer párrafo (de 20 a 30 años) rebaja un tercio de la pena se sancionará a los demás miembros de las referidas asociaciones ilícitas”.
A lo que explicó un profesional del derecho si se le logra demostrar este ilícito penal al exedil purgaría una pena de 13 a 20 años de reclusión”.
Otros de los encausados en este juicio es el comisario Álvaro Ernesto García Calderón, acusado por los delitos de lavado de activos, asociación ilícita además se le presume responsable por la comisión de los delitos de Almacenamiento de Armas de Uso Comercial, Almacenamiento Ilegal de Arma de Uso Prohibido, Tenencia sin Autorización de Equipo de Uso Exclusivo de la Policía Nacional y Apropiación Indebida en perjuicio de la Seguridad Interior del Estado de Honduras.
La esposa de García Calderón, Nora Idalia Orellana Bermúdez señalada por el delito de lavado de activos, ambos ingresaron juntos al Tribunal de Sentencia.

Al mismo tiempo, otro de los que está siendo procesado por el delito de lavado de activos, actividad que la realizaba supuestamente a través de su clínica en San Pedro Sula y que tiene ciertos nexos con la MS-13, es el doctor Miguel Ángel Ochoa Centeno, al mismo tiempo se procesa a su hija Johana Edith Ochoa Membreño (asociación ilícita también), su exesposa Gloria Edith Membreño y María Adelaida Mejía por el delito de Lavado de Activos en perjuicio de la Economía del Estado de Honduras.

Entre otros acusados y que están siendo llevados a juicio son el pastor evangélico René Gerardo Archaga Padilla, Jorge Alberto Vásquez Paz alias “Chacarrón”, Dennis Adalid Paguada Puerto, Cesar Josué Molina Lara y Josué Nahún Montufar Enríquez alias “Master” acusados por asociación ilícita a título de miembros.
El juicio que se está desarrollando en los tribunales de sentencia se evacuó ya las autopsias de algunos asesinatos ocurridos en San Pedro Sula, los allanamientos que se realizaron en diferentes puntos del país, además de las primeras escuchas.