Intentan de nuevo amarrar a familia que vende “guaro” en Intibucá - HonduNews

Intentan de nuevo amarrar a familia que vende “guaro” en Intibucá

Nacionales .
Publicidad

Miembros de la familia, a quien pobladores de la aldea El Cacao, Intibucá, le quemaron sus negocios, en protesta por la venta de “guaro”, denunciaron ayer que continúa la percusión contra ellos y temen por sus vidas.
Lo anterior fu informado por Abelardo Domínguez Sánchez, a quien los enardecidos aldeanos, le quemaron su negocio, aduciendo que vendía venidas alcohólicas, pese a que en esas comunidad está prohibido ese tipo de ventas.
“Nuestra familia tememos por nuestras vidas, porque algunas personas de esta comunidad de El Cacao, nos andan amenazando con volvernos a amarara y agredirnos solo porque denunciamos que me quemaron mi negocio aduciendo que yo vendía bebidas alcohólicas”, se quejó Domínguez Sánchez.
Añadió que “pedimos a la Policía y derechos humanos que nos protejan porque nuestras vidas están en peligro, solo porque fuimos a interponer denuncia a la Policía de Intibucá. Esas gentes quieren que no los denunciemos, pero me quemaron mi casa y ahora estoy en la calle”.
El afectado dijo que hay un sacerdote que está organizando esa comunidad para que no nos dejen en paz. “Hay un sacerdote en la zona que está detrás de estas amenazas porque es él quien le dice a la gente que se organicen para que hagan cosas malas contra nosotros”, aseveró Domínguez Sánchez.
Además se quejó que en la Policía de Intibucá no los quieren atender “porque cuando nosotros llegamos a denunciar, nos dicen venga mañana y mi mamá, mis hermanos están en peligro porque esas personas de la comunidad siguen organizándose para hacernos daños”.
Es de recordar que el pasado jueves, los pobladores de El Cacao, ataron de pies y mano a y su madre María Joselina Sánchez a sus hijos Dilia Jovita Domínguez y Sánchez y Ernesto Alonso Domínguez. Acto seguido, le quemaron el negocio de artículos y productos agrícolas.
Sin embargo, las autoridades de la aladica de Intibucá, buscan la forma de mediar entre las partes para que retorne la sana convivencia en esas comunidades que en los últimos días se ha tornado un ambiente hostil.