Por vender “guaro” queman pulpería - HonduNews

Por vender “guaro” queman pulpería

Nacionales .

Un nutrido grupo de pobladores quemaron ayer una pulpería de madera, enardecidamente porque los locatarios del negocio se han dedicado a la venta clandestina de aguardiente y otros licores, desafiando una ordenanza municipal.

El inusual evento de protesta sucedió ayer en la mañana en la aldea de El Cacao, municipio de Intibucá, departamento de Intibucá.

Según un informe policial, los vecinos enfurecidos al darse cuenta de la venta de alcohol en su pueblo llegaron hasta la pulpería construida de madera y de nombre “Los Temerarios” donde amarraron a seis familiares y les quemaron colchones, ropa, enseres domésticos.

Los amarrados y hasta golpeados por los otros pobladores son Ernesto Dominguez Meza, María Joselina Sánchez, Dilia Sanchez, Jobita Dominguez, Abelardo Domínguez Sánchez y Ernesto Alonso Dominguez, quienes fueron amarrados y golpeados.

En meses anteriores, los pobladores de esa pintoresca comunidad en cabildo municipal decidieron por votación prohibir la venta y consumo de alcohol. Dicha decisión la tomaron, ya que muchos aldeanos, según ellos mismos, malgastaban sus ingresos en tomar alcohol.

En tal sentido, al darse cuenta que una de las familias estaba violando dicha medida decidieron tomarse la justicia por sus propias manos.

Tras llegar al negocio y descubrir decenas de litros conteniendo alcohol, los vecinos en mención lo sacaron de la vivienda y posteriormente comenzaron a vaciar los envases de plástico.

Publicidad

Otro grupo de pobladores decidieron quemar la vivienda donde funcionaba la cantina clandestina.

En cuestión de segundos el inmueble hecho de madera se consumió totalmente, quemándose todos los enseres que había adentro.

Por su parte, otras personas amarraron a los familiares y algunos hasta golpearon a los antes mencionados.

Tras darse cuenta del incendio y que los locatarios estaban siendo prácticamente linchados, agentes de la Policía Nacional se desplazaron a dicho sector.

Después de calmar los ánimos de los enardecidos habitantes, los uniformados procedieron a desamarrar a los cantineros, siendo resguardados posteriormente.

Afortunadamente el incidente vecinal no paso a más, solo dejando como escarmiento que en dicho pueblo no se puede vender alcohol.